La fianza en los contratos de arrendamientos urbanos

Cuál es el propósito de la fianza. Sucede con cierta frecuencia en la práctica que el arrendatario no paga el último mes de renta con el pretexto de que el dinero entregado en concepto de fianza es dinero es suyo, y con anterioridad a la expiración del contrato, imputa la fianza al pago de esa mensualidad. Lo que de hecho ocurre en estos casos es que se deja al arrendador sin la garantía de que el arrendatario entregue la vivienda o local objeto de arrendamiento en buen estado. Pierde también la garantía de que se le abonen las facturas de suministros que se hayan devengado durante los últimos meses de contrato y que se facturen una vez haya terminado éste. La fianza, pues, tiene como fin servir de garantía del buen estado de la finca arrendada y del pago de los suministros.