Si la banca no facilita el contrato, el cliente no puede ser el perjudicado en sede judicial.

El cliente no puede resultar perjudicado cuando la entidad financiera no facilita el contrato.