661 61 36 75 - 954 001 648 kaiss.abogados@gmail.com

 Últimas Publicaciones

Actualizaciones jurídicas de Kaiss Abogados.

¿Cuándo podré desahuciar al arrendatario que no paga?

Una de las preocupaciones de los propietarios que arriendan una vivienda, es el tiempo que tardarán en recuperar la posesión de la finca arrendada en caso de impago de las rentas. Con frecuencia, se trata de viviendas gravadas con un préstamo hipotecario, y se da la...

La reclamación de los gastos del préstamo hipotecario

Hay que decir que el fundamento de la reclamación de estos gastos es diferente al de la conocida como cláusula suelo. Las demandas de nulidad de esta cláusula están fundamentadas en la falta de transparencia y de información suficiente al prestatario. Se establece, de un lado, un control de inclusión, de forma que la estipulación de limitación a la baja del tipo de interés debe ser redactada con claridad y sencillez, deben ser legibles y accesibles, no deben atentar contra la buena fe ni alterar el justo equilibrio de las obligaciones y los derechos de las partes. De otro lado, respecto del control de transparencia, el Tribunal Supremo ha resuelto que dicho control tiene por objeto que el prestatario conozca y comprenda “las consecuencias jurídicas que, de acuerdo con el producto o servicio ofertado, resulten a su cargo, tanto respecto de la onerosidad o sacrificio patrimonial que realmente supone para el consumidor el contrato celebrado, como de la posición jurídica que realmente asumen en los aspectos básicos que se deriven del objeto y de la ejecución del contrato” (STS 8/9/14).

Separación, divorcio o nulidad del matrimonio del arrendatario

Se plantea en nuestros días un problema en los casos de crisis matrimonial (divorcio, separación o nulidad), cuando se adjudica el uso de la vivienda familiar al cónyuge no arrendatario. Recordemos que el contrato de arrendamiento suscrito por uno de los cónyuges no tiene carácter ganancial, es un derecho personal del cónyuge que lo suscribe. ¿Qué prevé la Ley de Arrendamientos Urbanos cuando sobreviene la crisis matrimonial, al respecto?

El divorcio de mutuo acuerdo

El procedimiento de divorcio de mutuo acuerdo se inicia con la firma del convenio regulador, que debe recoger entre otros los siguientes extremos: La guarda y custodia, el régimen de visitas, comunicación y estancias, la pensión de alimentos y la liquidación del régimen económico matrimonial, en su caso.

¿Debo abandonar la vivienda arrendada si el propietario la vende?

Si el propietario de la vivienda arrendada la enajena se pueden dar básicamente dos posibilidades, si la finca está inscrita en el registro de la Propiedad: Que el arrendamiento se halla inscrito o que no. Si está inscrito, el adquirente se subroga en los derechos y obligaciones del arrendador. Si no lo está, y el comprador desconoce que la vivienda está arrendada, el contrato se extingue.

La duración de los contratos de arrendamiento

Establece el artículo 9 de la Ley 29/1994 que la duración del arrendamiento será libremente pactada por las partes. No obstante, el arrendatario podrá prorrogar el contrato, por plazos anuales hasta que el arrendamiento alcance una duración mínima de tres años. Es decir, que si usted suscribe un contrato de arrendamiento de vivienda por un plazo de un año, debe saber que como arrendatario tiene la facultad de prorrogarlo por períodos anuales hasta que alcance los tres años de duración mínima, salvo que o manifieste al arrendador, con treinta días de antelación como mínimo a la fecha de terminación del contrato o de cualquiera de las prórrogas, su voluntad de no renovarlo.

La actualización de la renta

Esta cuestión suele ser fuente de conflicto entre el arrendador y el arrendatario. Normalmente, cuando se suscribe un contrato de arrendamiento se suele incorporar una cláusula de actualización anual de la renta conforme al índice de precios al consumo. Esta práctica es congruente con lo previsto en el artículo 18.1 de la Ley de Arrendamientos Urbanos, que prevé que durante la vigencia del contrato, la renta sólo podrá ser revisada por el arrendador o el arrendatario en la fecha en que se cumpla cada año de vigencia del contrato, en los términos pactados por las partes.  Es decir, transcurrido el primer año de arrendamiento, el arrendador tiene derecho a elevar la renta conforme a la subida que experimente el reseñado índice o el arrendatario a exigir su rebaja, según la bajada del IPC.

Cesión del contrato de arrendamiento para uso distinto al de vivienda

El artículo 32 de la Ley 29/94, de Arrendamientos Urbanos, establece que cuando en la finca arrendada se ejerza una actividad empresarial o profesional, el arrendatario podrá subarrendar la finca o ceder el contrato de arrendamiento sin necesidad de contar con el consentimiento del arrendador. La cesión o el subarriendo deberán notificarse de forma fehaciente al propietario en el plazo de un mes. Quiere ello decir que deberá ser notificado de forma que quede constancia de la fecha en que se ha practicado la notificación y la persona que la ha recibido. La forma más usual es mediante el envío de un burofax.

Los arrendamientos de vivienda

Establece el artículo 9 de la Ley 29/1994 que la duración del arrendamiento será libremente pactada por las partes. No obstante, el arrendatario podrá prorrogar el contrato, por plazos anuales, Si el contrato fuera por una duración inferior a los tres años. Es decir, que si usted suscribe un contrato de arrendamiento de vivienda por un plazo de un año, debe saber que como arrendatario tiene la facultad de prorrogarlo por períodos anuales hasta que alcance los tres años de duración, salvo que o manifieste al arrendador, con treinta días de antelación como mínimo a la fecha de terminación del contrato o de cualquiera de las prórrogas, su voluntad de no renovarlo.